Del 11-M y de Alfonso Ussía PDF Imprimir E-Mail
Colaboraciones - 11-M
Escrito por Víctor Llano   
jueves, 18 de febrero de 2010

ImageSegún Alfonso Ussía, no es fácil ser Rey de España. Y no seré yo -que ya me cuesta ser presidente de mi comunidad de vecinos- quien  vaya a negar lo que asegura el columnista del diario La Razón. Además, tal vez acierte y no resulte fácil conciliar el sueño después de representar a un régimen que renuncia a investigarse a sí mismo.

Sí. Puede que acierte Alfonso Ussía. Siendo Jefe del Estado no ha de resultar fácil mirar siempre para otra esquina y no preguntar por las patrañas que esconden la autoría de la masacre de Madrid, ser buen hermano y amigo leal de Mohamed VI, refrendar leyes que impiden que vivan niños de cuatro meses, alternar con Fidel Castro, compadrear con Hugo Chávez, confiar en Alfonso Armada, simular que se cree que hablando con los enemigos de España se puede defender a España, justificar -“si sale, sale”- la negociación que ofrecen a los terroristas los que desprecian el sufrimiento de sus víctimas, cazar con los Albertos, competir para ganar todas las regatas, escoger entre varios barcos, distinguir a los osos borrachos de los sobrios, ver cómo pasan los años y no dar con el pacto que más convenga a tu heredero, ...  

Sí. Va a tener razón Alfonso Ussía. Federico Jiménez Losantos se equivoca al no reconocer lo difícil que resulta ser Rey en Expaña. Y es que Federico no está por despreciar el sufrimiento ajeno y por amigar con verdugos de la peor especie. Es más, no renuncia a saber del 11-M y a preguntar por qué el Rey -que dice que quiero serlo de todos los españoles- no pide un pacto que sirva para que las víctimas del 11-M que no pueden confiar en un relato increíble sepan quiénes y por qué asesinaron a sus hijos.  

Lo intenté, pero -todavía- no encontré un artículo de Alfonso Ussía desde el que nos cuente qué juicio le merece la versión oficial que no explica los crímenes de marzo de 2004. ¿Se cree lo que nos han contado? ¿Bajo el supuesto de que no se lo crea se atrevería a preguntarle a su admirado Rey por qué no se suma a los que necesitan de la verdad de lo que no se puede olvidar? Va a ser que no. Le falta lo que le sobra a Federico Jiménez Losantos.

 
< Anterior   Siguiente >

Libros recomendados

"Figuras y paisajes políticos de la España del XIX ", de Fernando Álvarez Balbuena

Boletín AL

Suscríbase a nuestro Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

AL en su Móvil/PDA

http://movil.asturiasliberal.org

Sindicación