Revolución del 34 (y 27) PDF Imprimir E-Mail
Colaboraciones - Historia
Escrito por Francisco Alamán Castro   
martes, 13 de abril de 2010

ImageJavier Rodríguez Muñoz. La Nueva España de Oviedo.

5º Los que votaron contra los republicanos-socialistas, bienamados del pueblo español, eran “ignorantes y fanáticos”.

Los ocho primeros meses de la República tenían un triste balance: la miseria aumentó de 109 muertos de hambre en 1930 se pasó a 144 en el 31. El orden público por los suelos, al menos 76 personas habían muerto en disturbios callejeros. La delincuencia común y política aumentó en vertical. Movimiento natural de la población, 1931 a 1935. S. Payne, La primera democracia española, p.404. Memoria del Fiscal General de la República, 1935.

“Las deportaciones a Bata y las condenas monstruosas por delitos de huelga y de prensa superaron a lo que se había conocido en los tiempos del pasado inmediato. Los trabajadores revolucionarios… al llegar las elecciones de noviembre de 1933, después de dos años de persecuciones, de deportaciones, de episodios inolvidables como el de Casas Viejas, no quisieron acudir a las urnas para fortificar, desde ellas, a los hombres y a los partidos responsables del primer bienio republicano de sangre y de luto proletarios”. D, Abad de Santillán, conocido antifranquista, Por que perdimos la guerra, Cp.III.

Los muertos en asesinatos y disturbios políticos 280 (Payne, antifranquista), la más alta del siglo para un periodo equivalente. La delincuencia común aumentó notablemente. La primera democracia española, p.404. Memoria del Fiscal General de la República, 1935.

18-11-33. Los resultados del bienio Azaña fueron poco satisfactorios:

La reforma agraria tuvo resultados ridículos, 4.400 campesinos asentados en 24.000 Ha. en parcelas de 6 Ha. De tierra pobre. 40.100 yunteros instalados en precario sobre 123.000 Ha de tierras pobres, 3 Ha por campesino. E. Malefakis (socialista), Reforma Agraria y revolución campesina en la España del siglo XX, Barcelona, Ariel, 1971, p.325,284.

19-11-33. Pero a los dos años, la opinión pública en general y, en especial, todos los ambientes de orientación conservadora llegaron a un estado de tal repulsa e indignación, y a estar tan hartos, que se produjo un rechazo en la inmensa mayoría del pueblo... los partidos de derechas habían obtenido la mayoría. Los diputados socialistas quedaron diezmados. F. Schlayer, Cónsul de Noruega en Madrid (1936-37), Matanzas en el Madrid republicano, p.12.

Elecciones.

Nos habla don Javier de la extraña inclusión de Azaña en la lista del PSOE de Bilbao, y no nos da ninguna explicación, ¿sería porque Azaña estaba seguro de que no iba a ser elegido si iba en las suyas naturales? Por aquellos electores “ignorantes y fanáticos”. Nos interesaría que nuestro ponderado historiador abriese nuestros ignorantes ojos en este curioso asunto.

Aunque ya lo ha dejado claro, creo yo, el biógrafo y querido cuñado de Azaña: “de no haberse impuesto en Bilbao el criterio de Prieto… el propio presidente hubiera corrido el riesgo de quedarse sin representación parlamentaria”. “El ex Presidente, derrotado en Madrid, pero triunfante por Bilbao, confirmándose con ello sus pronósticos respecto a la conjunción electoral de republicanos y socialistas”. C. Rivas Cherif, Retrato de un desconocido, p.286 y 289.

Azaña también se presentó por Madrid donde hizo el ridículo y consiguió 46.000 votos, el último diputado elegido tuvo 170.721 votos.

En Bilbao fue elegido en segunda vuelta.

El partido de Azaña sacó en toda España 5 diputados, aunque no como partido, pues 3 (uno de ellos Azaña) fueron como independientes el listas de otros partidos y 2 en coaliciones.

Nos dice con toda seriedad y seguro sin ánimo de engañarnos: “Los votos de la derecha y… centro no estuvieron más de tres o cuatro puntos… por encima de la Izquierda”.

Sin embargo Votaron                      8.535.200

Centro derecha                                5.417.200

Izquierda                                            3.118.000

Diferencia                                         2.299.200.

Gracias don Javier. A la simple vista de la cifra se ve que fueron dos o tres puntos.

Nos contaba que la CEDA tenía ciertas trazas fascista, pero ahora nos cuenta que un Gobierno, dependiente absolutamente de ésta, secuestra un semanario llamado el “Fascio”. Y sin embargo no secuestra ninguno socialista. Otra cosa difícil de entender.

Nos saca dos fotografías que dicen mucho.

Una de Marañón, padre de la de la República, firmante del manifiesto de amigos de la URSS y por fin ardiente animador del Alzamiento del 36. ¿Que habría pasado para este señalado cambio? No parece normal.

Con motivo de la entrada de los nacionales en Madrid (30-3-39), Ortega escribe a Marañón: “Querido Gregorio, anteayer, al conocer la noticia de la entrada en Madrid pusimos a ustedes un telegrama de alborozo y felicitación”. Carta del Archivo de Marañón. M. Gómez Santos, Españoles sin fronteras, 1983, p.139.

Otra es de Wenceslao Roces comunista asturiano promotor del manifiesto.

En el Museo Arqueológico Nacional se recibió (El 6-11-36): “la orden de incautación de las monedas de oro… El personal facultativo… consiguió salvar algunas importantes piezas, burlando con grave riesgo personal la vigilancia de la entrega, escondiéndolas… para posteriormente… ocultarlas incluso enterradas en el jardín. Las monedas de oro incautadas fueron 2.796: 60 griegas antiguas, 830 romanas 297 bizantinas, 322 hispanovisigódas, 585 árabes 94 españolas medievales y modernas, 543 extranjeras y 67 medallas”. Nunca más se supo. Fue Wenceslao Roces al mando de unos milicianos, para efectuar la faena. “De gabinete a museo. Tres siglos de historia del Museo Arqueológico Nacional”, Ministerio de Cultura, abril-julio de 1993, p. 86.

Dice que la oficina de la AAURSS fue asaltada por gente de las JONS que la destrozaron, pero respetaron a Roces.

¿Se imagina si hubiese sido al revés y hubiesen sido los comunistas o los socialistas los que cogieran vivo a Ledesma Ramos? ¿Le hubiesen dejado vivo?

Cuenta: “Durante todo ese año fueron insistentes los anuncios del peligro fascista”. Pero ¡claro! Por parte de los socialistas. Sin embargo en otras esferas internacionales no se atrevían a mentir con tanto descaro por si se reían y decían:

Largo en la OIT (Organización Internacional de Trabajo), 15-6-33: “en España, afortunadamente, no hay peligro de que se produzca ese nacionalismo exasperado... No hay un Ejército desmovilizado... No hay millones de parados que oscilen entre la revolución socialista y el ultra nacionalismo... no hay nacionalismo expansivo, ni militarismo. No hay líderes”. A. de Blas, El socialismo radical en la II República, Madrid, Tucar, 1978, p.118.

El inspirador intelectual de la revolución de octubre, Luís Araquistain negó el peligro fascista, en la revista americana  Foreign Affaire (15-4-34), escribió: “En España al revés que en Alemania e Italia no existe un ejercito desmovilizado... no existen cientos de miles de universitarios sin futuro, no existen millones de parados. No existe Mussolini, ni siquiera un Hitler; no existen las ambiciones imperialistas ni los sentimientos revanchistas... ¿A  partir de qué ingredientes podría obtenerse el fascismo español?, no puedo imaginar la receta”. Negaba el golpe militar, porque “existen pocos regimientos en que los oficiales puedan contar incondicionalmente con los suboficiales y la tropa. La misma convicción mostraron Besteiro y Prieto. Esta confianza en la descomposición del Ejército tuvo mucho peso en su decisión de rebelarse. E. Malefakis  (socialista), Reforma agraria y revolución campesina en la España del siglo XX, p.381-2.

Los republicanos de izquierda no aceptaron el resultado de las urnas, intrigaron con Martínez Barrio (Jefe del Gobierno) para impedir la reunión de la nuevas Cortes, pretendiendo formar otro gobierno y convocar nuevos comicios. Martínez Barrio, aunque de su cuerda, rechazó las propuestas de golpe de estado: “Yo sé que las inspiran altos móviles”. Memorias, p.212.

Alcalá-Zamora Presidente de la República) se opuso firmemente. “Nada menos que tres golpes de estado se me aconsejaron en 20 días… (el último por) Azaña.”. Alcalá Zamora, Memorias, p.300.
Cortes. Memorias, Barcelona, p.300.

Decía Azaña: La República debía servir “para toda la nación... los elementos de la CEDA no tienen títulos políticos para ocupar el Poder, aunque tengan numero en el Parlamento para sostenerse... Una cosa es ingresar en la República, y otra gobernar la República”. L´humanitat. Como se ve su pensamiento no podía ser más democrático.

Los socialistas derivan hacia el bolchevismo, nos pone don Javier muchas disculpas, no había ninguna. Su gran cabreo era que estando Largo convencido que iban a ganar las elecciones sin los republicanos, las perdieron por goleada (235 a 98 escaños). Los socialistas que esperaban quince o veinte puestos, perdieron treinta”. Renegaron de la República “La consecuencia era la actitud revolucionaria”.OC, V.IV, p. 641 y ss.

Solo ganaron en asesinatos, en la elecciones la derecha tuvo 7 muertos, la izquierda ninguno, ya había pasado en las Constituyentes. Ese día (19-11-33) asesinaron en Ponferrada a un joven de Acción Popular, en Bilbao a un obrero municipal, un interventor de Acción Popular asesinado y un interventor gravemente herido en Sevilla, un interventor y dos afiliados de Derecha Regional heridos en Torrente (Valencia). J. Arrarás, Historia de la II República Española, V.II, p.237

Desde entonces se pusieron a conspirar para la toma violenta del poder.

Ya en campaña habían dicho, amenazado, y prometido a todo el que les quisiese oír barbaridades de todos los tamaños.

“Haremos la revolución violentamente. Esto, dirán los enemigos, es excitar a la guerra civil… estamos en plena guerra civil”. Largo Caballero, Discursos a los trabajadores, p.140.

Nunca en campaña, ni fuera de ella la derecha amenazó con la guerra civil, con destruir a la izquierda, con cambiar la Constitución si no era por medios legales
Pierden las elecciones. Ese día Largo insta a la Directiva del Partido que concrete “un movimiento revolucionario a fin de impedir un régimen fascista”. S. Juliá, Los Socialistas en la política española, p.199.
W. Carrillo advierte: los socialistas no debían hablar ni de implantar el socialismo, lo que le quitaría bastantes ayudas, ni de la defensa de la democracia por si con ello se enfriaba el entusiasmo de sus seguidores. “Debe hablarse sólo de antifascismo”. F. Largo Caballero, Escritos de la República, p.44.

Azaña les había advertido: ”el país no les secundaría, porque en sus cuatro quintas partes no era socialista”. OC, IV, p. 650.

13-12-33. Aun no había Gobierno Lerroux y ya conspiraban. Los socialistas moderados, pocos pero alguno había, se asustan. Decía Saborit (UGT): “No se trataba de defender la República ni de velar por la integridad de su Constitución, sino de conquistar el poder político para la clase obrera al mes siguiente de haberse verificado las segundas elecciones legislativas del nuevo régimen. ¿Era serio todo esto?

Le contesta Amaro del Rosal, organizador material del golpe de 34:

“Esta situación determina que hay que hacer el movimiento y que es favorable… Existe un espíritu revolucionario; existe un Ejército completamente desquiciado, hay una pequeña burguesía con incapacidad de gobernar, que está en descomposición, que está completamente desligada, aunque ahora en estos años quiera reincorporarse. Tenemos un gobierno que no conoce la historia de España, que es el de menor capacidad, el de menos fuerza moral, el de menos resistencia. Por eso yo opino que ahora todo está propicio. A. del Rosal 1934: El movimiento revolucionario de octubre, p.50. No habla de el fascismo como motivo, la causa era que había un desastre de Gobierno, no que éste era fascista.

Advierte Besteiro: “Yo cada vez estoy más en contra de al agitación de masas. Eso para los demagogos que quieren servirse de ellas… Pero llevar este espíritu caótico a las masas, tal como está el ambiente y la economía y la historia española, yo digo que es conducirlas al desastre”.

31-12-33, Ante el pleno del Comité Nacional de la UGT, insistía Besteiro desesperado: “el Estado totalitario socialista... era absurdo, imposible... un camino de locuras”. Saborit decía: se trata “de la dictadura del proletariado y la toma integra del Poder”, según “lo ha definido el Presidente del Partido (Largo)” A. del Rosal. 1934: El movimiento revolucionario de octubre, p.122.

16-12-33. Habla Lerroux: “El señor Prieto los recusa (a la CEDA) porque dice que quieren apoderarse de la República y gobernarla. ¿Qué cosa más natural? ¿Qué queremos todos? ¿Qué habéis querido vosotros, los socialistas?” Prieto: en el caso que las derechas entrasen en el Gobierno, “públicamente contrae el partido socialista, el compromiso de desencadenar la revolución”.

19-12-33. La CEDA manifiesta su apoyo al Gobierno . Gil Robles se declara dispuesto a gobernar dentro de la República, con lealtad al régimen “que acatarían el poder, sea cualquiera el que lo encarne”. “Lealtad… al régimen… que el pueblo español por si mismo había querido”. Recordaba que habían ganado las 3 últimas elecciones.

Prieto se enfurece y considera vergonzosa la adhesión al Gobierno: “los enemigos de la República… nos cerráis todas las salidas y nos invitáis a la contienda sangrienta”. Libro de actas del Congreso. CEDA 115 diputados, Prieto 60, Gobierno 102. Sin comentarios. ¡Nunca! ¡Pero nunca! ni cuando asesinaron a Calvo Sotelo, muy especialmente los de la escolta personal de Prieto, dijo la CEDA estas barbaridades.

Gil Robles también contesta José Antonio: “no puedo compartir ese ideario, porque para mí un régimen que se basa en el concepto panteísta de la divinización del Estado y en la anulación de la personalidad individual, que es contrario a los principios en que se apoya mi política, nunca podrá estar en mi programa y contra él levantaré mi voz, aunque sean afines y amigos los que llevan esa bandera”. JA. Primo de Rivera OC. Discurso en el Parlamento el 19-12-33.

1934. Primer trimestre del Gobierno de Lerroux. Para atraerse a los anarquista la UGT empezó una campaña de desordenes. En enero fueron asesinados (todos de derecha) por socialistas el sacerdote Nemesio García Pérez en Valderas (León); el jefe de la guardia municipal de Durango, Ignacio Rojo; el teniente de Infantería Fernando López de León, en Marmolejo (Jaén); el farmacéutico Nebot, en Valencia. Se descubrieron depósitos de explosivos, se invadieron fincas en Extremadura y Andalucía e innumerables huelgas. Una general en Bilbao (20-1-34), el motivo era una conferencia de García Sanchiz, que decían que era fascista. Especialmente graves fueron los disturbios en Vizcaya, culminando en una huelga general (12-2-34). En Madrid se incendiaron iglesias, hubo manifestaciones con tiroteos con la fuerza pública. En Asturias hubo huelgas de mineros, en apoyo a los obreros austriacos, reprimidos por el fascista Dollfus. En Trubia un obrero  apuñaló al capitán Ripoll, en Madrid es asesinado Luis de Dios, jefe de Almacenes Rodríguez. Por haber contratado el ABC a un minervista no sindicado en la UGT, impiden la salida del periódico y de Blanco y Negro (11-3-34). Al ser la huelga ilegal ABC despide a los organizadores, pistoleros de la UGT, para amedrentar a la empresa y trabajadores, disparan contra 2 albañiles de la empresa, uno José Herreros Abad, resultó muerto. La UGT prohibió la salida de todos los diarios menos El Socialista. La huelga la dirigían Agapito García Atadell y Alejandro Pizarro. Socialistas de Besteiro Saborit, Almoneda y otros) la condenaban. R. Salazar Alonso (ministro de Gobernación, radical), Bajo el signo de la revolución, p. 64.

Esto se repitió muchas más veces con los periódicos de derecha. Menudearon los atentados contra patrones y fue asesinado (23-3-34) Juan Gris Sánchez de la platería Espuñes. J. Arrarás, Historia de la II República Española, p.301.

Nos cita don Javier no muy exactamente del articulo en El Socialista (3-1-34) ¡atención al disco rojo! En que acusaba al Gobierno que llevaba 15 días, la mitad de ellos festivos, no había tenido tiempo material de matar de hambre a los campesinos, ni a nadie por muy malas intenciones que tuviera, el artículo decía que los obreros cobraban menos, se les acorralaba por el hambre. Se le olvida citar la frase altamente democrática “las urnas no otorgaban “ejecutorias de legitimidad”.

El PSOE seguía con sus cosas, en una reunión de la Ejecutiva de la UGT (4 y 5-1-34) deciden la “inmediata y urgente organización de un movimiento de carácter nacional revolucionario para conquistar el poder íntegramente”. Aterrorizado Besteiro se reúne con Prieto y le dice: “Vais a llegar al Poder, si llegáis, empapados y tintos en sangre”. G. Mario de Coca, diputado PSOE, alto cargo en la UGT, Anti-Caballero, p.147.

Reunión del 27-1-34. Seguía el muy honrado y muy sensato Besteiro: “me amenaza (Díaz Alor) diciendo: -Y si el compañero Besteiro sigue por ese camino-, yo estoy satisfecho del camino y pienso seguir por él sin variar…  siento esto mucho, porque ello hace pesar sobre mí un peso efectivamente de responsabilidad demasiado grave, pero no me hunde el peso ni me escapo de él… estiman que yo personalmente soy un obstáculo, no sólo lo dicen y amenazan, sino que me eliminan. Personalmente no me causa ningún perjuicio. Lo sentiría, pero no por mí, porque estoy convencido de que presto un gran servicio al Partido y a la Unión, que van por un camino equivocado. y ahora que la cosa es más grave pienso seguir el mismo camino y no me voy; pero si se me elimina, muchas gracias, porque me han quitado un peso de encima”.

A falta de amenazas de sangre y guerra civil por parte de la prensa de derecha, cita el artículo de El Debate “los católicos y la República”: el deber de los católicos es “defender la Religión, la propiedad y la familia… ¿con que régimen? ¡Con el que sea! ¡Con el que se dio España con por la acción de unos y la omisión de otros! ¡Con el establecido al fin!” No se si lo hace, que me cuesta creerlo, para ejemplo de lo que debía haber sido la prensa de izquierda. Pero me temo que es para demostrar lo faltón que era el periódico.

Yo pienso que no puede ser más cierto, ni democrático, reconoce el régimen, siempre lo hizo hasta el 18-7y lo de defender las cosas que dice no está nada  mal, es de suponer que las dos últimas las suscribe hasta don Javier.

En cuanto lo de “la acción de unos y la omisión de otros” ya lo había aclarado hacía tiempo el Presidente del primer gobierno republicano: “La capitulación de la Corona en la casa de Marañón (en el 36 saldría corriendo para no ser paseado por los republicanos) fue ofrecida por aquella, sin darnos tiempo a exigirla… Húndense las monarquías por los reyes y sus cortesanos, como hacen perecer las repúblicas sus partidarios más fanáticos”. N. Alcalá-Zamora, Memorias, p.169.

Lerroux líder del partido republicano más  antiguo, numeroso y votado de la II República, faltaban un par de semanas para que llegase ésta, a raíz del juicio por la intentona de Jaca (20-3-31) escribe: “La República vendría ahora o vendría más tarde, eso era para mí indiscutible; pero si su llegada dependía de la organización revolucionaria que había preparado el Gobierno Provisional tendríamos que esperar sentados”. A. Lerroux, La pequeña historia de España, p.65.


Francisco Alamán Castro
Acerca del Autor:
Coronel de Infantería retirado
Leer Más >>
 
< Anterior   Siguiente >

Libros recomendados

"Figuras y paisajes políticos de la España del XIX ", de Fernando Álvarez Balbuena

Boletín AL

Suscríbase a nuestro Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

AL en su Móvil/PDA

http://movil.asturiasliberal.org

Sindicación