Enseñanzas de la Historia Militar PDF Imprimir E-Mail
Colaboraciones - Historia
Escrito por Ramón Sordo Sotres   
lunes, 15 de noviembre de 2010

ImageUn gran militar o estadista metido en guerras no es quien vence en batallas de forma espectacular sino el que al cabo del tiempo triunfa en la contienda y para ello lo que de verdad precisa son, como vamos a ver, habilidades y conocimientos diplomáticos, geográficos y económicos.

Se suele considerar grandes militares a muchos generales que en realidad fracasaron, como los siguientes:
  1) Aníbal Barca: este jefe cartaginés fue incapaz de medir con sabiduría sus recursos y los de Roma y entendió la campaña de Italia como una operación de saqueo y no como una guerra a muerte en la que murieron la mitad de los ciudadanos romanos pero al final Roma obtuvo la victoria.
   2) Napoleón Bonaparte: fue incapaz de comprender la trascendencia, en las guerras, de los anchos mares y de países muy extensos como Rusia o, como España y Portugal, muy montañosos y costeros, y además a la nación que de verdad hizo grande no fue a Francia sino a Estados Unidos al venderle en 1803 la inmensa Luisiana.
   3) Los militares alemanes del siglo XX. Analicemos a estos:
    Alemania perdió la Primera Guerra Mundial el día que invadió Bélgica (este desatino causó que Gran Bretaña le declarara la guerra lo que acabó por hacérsela perder), y la Segunda en la jornada que entró en Polonia (pues con ello se rodeó de poderosos enemigos por todos los lados); pero terminó por ser derrotada en esta terrible conflagración el día que Hitler declaró de manera muy gratuita y totalmente irreflexiva la guerra a Estados Unidos.
   Ello probablemente fue porque creyó que su aliado Japón era más poderoso que los gringos pero el caso es que ninguno de los asesores del dictador, militares o civiles, le advirtió de que no cometiera el enorme disparate de guerrear contra la potencia más industrial del mundo —con gran diferencia sobre las otras—.
   Y es que en el decenio de 1930 en el programa de estudios de la Kriegsakademie [Academia Militar] alemana se daba gran importancia a la Historia Militar pero ello estaba a cargo de oficiales retirados que no se habían percatado de la gran importancia de la producción industrial en la resolución de una guerra, por ejemplo en la hacía poco terminada Primera Guerra Mundial. Es un caso parecido al de los periodistas españoles que en 1898 creían que España iba a ganar fácilmente la guerra a Estados Unidos.

   La anterior es una interesante muestra de que conocer la Historia Militar es básico para gobernar bien una nación pero sus enseñanzas dependen de los países y las épocas:
   Un buen ejemplo es la Guerra Fría, que se ganó en gran medida porque el jefe soviético Brézhnev se equivocó al emprender una tremenda carrera de armamentos con Estados Unidos cuando en realidad este país no tenía intención alguna de recuperar por las armas los países comunistas; por ello, la Unión Soviética dedicaba la mayor parte de sus recursos al complejo industrial-militar, con lo que sus ciudadanos vivían mucho más pobremente que en los países capitalistas.
   Pero otras veces, antes del siglo XX, no fue así: en la hegemonía española lo primordial no fue el poder industrial sino la valía de los españoles, la de Roma se basó en la tenacidad de los habitantes de Italia, la del Imperio otomano en que su feroz régimen atiborraba de soldados y remeros sus ejércitos... entonces también importaba mucho la localización de las potencias, porque generalmente las que se situaban entre varios mares a la sazón estratégicos partían con ventaja.
 
   ¿Y qué sucederá en el siglo XXI: la actual lucha global contra los terroristas suicidas la ganará la fuerza económica de Estados Unidos, Europa (incluida Rusia, por supuesto) y China o triunfarán los guerreros del Terror?; ha de tenerse muy en cuenta que una sola persona que decida matarse puede eliminar a docenas de soldados y civiles del otro bando, y que con el tiempo y la fabricación de explosivos más potentes, pequeños y difíciles de detectar, las cifras de muertes en un solo atentado fácilmente podrán sumar cientos o miles.
    La respuesta a esto es el principal interrogante de esta centuria, y por la potencia económica de sus naciones debería ganar el Mundo Libre pero de momento el gran problema es que en Europa y Estados Unidos los medios de comunicación y la ciudadanía están poco convencidos de que estamos librando una nueva guerra mundial, y esta falta de alerta otorga considerable ventaja al enemigo.


Ramón Sordo Sotres
Acerca del Autor:
Licenciado en Historia, Geografía e Historia del Arte, lleva publicados 16 libros sobre la cultura autóctona del norte de España. Nacido en 1961 en Llanes, sigue viviendo en dicha villa
Leer Más >>
 
< Anterior   Siguiente >

Libros recomendados

"Figuras y paisajes políticos de la España del XIX ", de Fernando Álvarez Balbuena

Boletín AL

Suscríbase a nuestro Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

AL en su Móvil/PDA

http://movil.asturiasliberal.org

Sindicación