Rubalcaba, Pérez Rubalcaba, Alfredo… PDF Imprimir E-Mail
Colaboraciones - España
Escrito por María Luisa Lajara   
sábado, 25 de junio de 2011

ImageDijo un día el Sr. Rubalcaba que reivindicaba el apellido paterno y que rogaba que  no se olvidaran los que se refirieran a él de que tenía  padre, y luego, en esa cruzada por el reconocimiento de la propia identidad que parecía haber iniciado, manifestó que quería dejar de ser “Rubalcaba” para los militantes del PSOE y ser simplemente “Alfredo”. Y una vez sentadas esas bases, proclamó que él, “Alfredo”, estaba convencido de que tenía las soluciones para sacar a España del agujero negro en el que está metida y por  el que parece que en cualquier momento va a ser engullida, sin que se sepa muy bien si es que “Pérez Rubalcaba” no las tenía, o si es que no ha sido escuchado cuando las ha ofrecido a su jefe de filas y a sus compañeros de tareas gubernativas, o si es que se las ha guardado para sí a pesar de ver la catástrofe que se había cernido sobre el país (mal asunto cuando el interés personal prima sobre la voluntad de servicio a los ciudadanos que te han elegido), o si es que, simplemente, “Alfredo” tiene una ciencia política de la que “Pérez Rubalcaba” carecía y un cambio de nombre ha sido  capaz de generar semejante milagro.

En cualquier caso, a mí la afirmación del actual Ministro del Interior (creo que esa denominación me pone  a salvo de tener que elegir entre una u otra de las antes mencionadas y sirve perfectamente para referirme a la persona de la que hablo) me produce estupor y preocupación. Lo primero, porque me parece que hay un mucho de desfachatez en ser parte de un proyecto y decir, cuando ese proyecto se va a pique, que uno tiene las soluciones a los problemas; y lo segundo, porque me inquieta que la solución salga de una de las mentes, aparentemente, que generaron el problema o que no fueron capaces de afrontarlo con solvencia , pues eso no parece ser buena fórmula.

Quizás si yo tuviera frente a mí en algún momento  al Vicepresidente del Gobierno (otra forma de poderse referir al protagonista de este artículo, éstas son las ventajas de tener tantas “personalidades”) podría conseguir que me aclarase cómo,  si estaba de acuerdo con lo que estaba haciendo el Gabinete del que formaba parte, pretende ahora convencer a la opinión pública y a los electores de que sus soluciones son otras distintas a las que ponía en práctica ese Ejecutivo;  o podría lograr que me explicase por qué, si estaba en desacuerdo con lo que se estaba haciendo, no tuvo, primero, la valentía de expresar en voz alta su discrepancia,   simultáneamente o luego,  la coherencia y la honestidad de dimitir,  y, finalmente, la decencia de rechazar el  apoyo de un Jefe del que discrepaba, y ofrecerse como salvador de lo que fuera con ese ejercicio de integridad en el activo de su cuenta de resultados. Pero como me temo que ese encuentro no va a producirse me tendré que quedar  sin respuesta para esos interrogantes y seguiré, seguramente,  sin entender nada de lo que vea u oiga en cuanto al “proyecto Rubalcaba” se refiere, si es que realmente hay tal proyecto; y tendré que seguir fluctuando entre la estupefacción y la inquietud; y tendré que seguir confiando en que quienes van a votar en las elecciones generales, quienes vamos a votar, sean o seamos conscientes de que un cambio de denominación no cambia por sí solo el fondo de las cosas y de lo que se nos propone es un enorme despropósito.


María Luisa Lajara
Acerca del Autor:

Licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, está al frente del Departamento Jurídico Interno de la empresa Capio Sanidad, S. L. Cursó los tres primeros años en el Real Colegio Universitario “María Cristina” de San Lorenzo de El Escorial, centro adscrito a la mencionada Universidad, y los dos últimos en la Facultad de Madrid.

Leer Más >>
 
< Anterior   Siguiente >

Libros recomendados

"Figuras y paisajes políticos de la España del XIX ", de Fernando Álvarez Balbuena

Boletín AL

Suscríbase a nuestro Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

AL en su Móvil/PDA

http://movil.asturiasliberal.org

Sindicación