Les, Ley Sinde, Ley de las Acémilas Jurídicas PDF Imprimir E-Mail
Colaboraciones - España
Escrito por Gonzalo Botas   
miércoles, 22 de diciembre de 2010

ImageEl polémico apartado de la LES (mal denominada Ley Sinde), que establece o pretende establecer un organismo administrativo, demuestra lo que hace tiempo vengo sosteniendo al respecto de los políticos que nos gobiernan, que esencialmente estamos en manos de analfabetos funcionales, de burros que legislan al socaire de los grupos de presión por ellos mismo creados. 

Me explico, la UE, el Tribunal de Justicia de la UE, ya dio la razón en su día a un operador de telefonía que se negó a entregar esos datos a una entidad de gestión de derechos de autor, sosteniendo, no podría ser de otra forma, que el único que puede acceder a estos datos es el juez. 

Y es que señores, estamos en manos de autenticas mulas pardas, baste con ver el aspecto de la que pretende poner su nombre a la ley, si la cara es el espejo del alma, todo es fácil de entender. La estulticia jurídica que demuestran un día y otro, obliga a realizar un esfuerzo didáctico de contención inimaginable a todo aquel que tenga un ligero conocimiento de las leyes. 

Comentábamos en nuestro articulo de 30 de enero de 2008, "Triunfo de la Libertad y del Liberalismo" ) estas mismas razones, aquella Sentencia se refería a la imposibilidad de otorgar esos datos privados de navegación a una entidad privada, reiteramos hoy que la privacidad de dichos datos, hace que no puedan quedar sometidos a un órgano administrativo. 

Y vuelta la burra al trigo, ahora pretenden crear, no ya tribunales de excepción, sino una policía omnipotente para internet.  

No es que la técnica legislativa sea inadecuada, es que esta en manos de analfabetos funcionales que desconocen las mas elementales normas jurídicas de un estado de derecho, son déspotas ignorantes, no llegan siquiera al despotismo ilustrado, son déspotas analfabetos. 

Leyes sin limite, facultad sancionadoras sin limite, a cada impulso de un lobby una ley contra los derechos de los ciudadanos. 

Y por cierto, nuestra constitución prohíbe los tribunales de excepción, y esto no es ni mas ni menos que un tribunal administrativo de excepción. 

Insisto, existe una cosa que se llama Código Penal que sanciona delitos, y una Ley de Enjuiciamiento Criminal que establece la forma de adoptar medidas cautelares dentro del procedimiento judicial penal. 

Así, señores, esta pretensión es un disparate legal que contraviene la Constitución, las Leyes Penales y el Derecho Comunitario.


Gonzalo Botas
Acerca del Autor:
Colegiado en los Ilustres Colegios de Abogados de Oviedo y Gijón, desde Julio de 1.993. Master en Derecho y Transmisiones Electrónicas por la Universidad de Valencia. Diplomado en Derecho Ingles por la London School of Econ
Leer Más >>
 
< Anterior   Siguiente >

Libros recomendados

"Figuras y paisajes políticos de la España del XIX ", de Fernando Álvarez Balbuena

Boletín AL

Suscríbase a nuestro Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

AL en su Móvil/PDA

http://movil.asturiasliberal.org

Sindicación