Caminito del corral. Año VI después del 11-M PDF Imprimir E-Mail
Colaboraciones - España
Escrito por Víctor Llano   
miércoles, 08 de diciembre de 2010

ImageQue no se olvide, para que el Gobierno pueda contratar nuevos controladores necesita que los ahora militarizados enseñen a los nuevos a separar a diario cientos de aviones civiles y a saber moverse en la torre de control en la que vayan a trabajar. No en otra. Por tanto, podrá ser todo lo triste que ustedes quieran, pero dependemos de los controladores a los que se ha presentado como delincuentes de la peor especie.  

¿Tienen derecho a la huelga los controladores aéreos? Según la Constitución lo tienen. Pero dicen que cuando convocan una huelga les obligan a unos servicios mínimos que la neutraliza hasta convertirla en inútil. De tener razón y recurrir ante un juez los servicios mínimos éste se la daría muchos meses después. Por tanto, de nada les sirve declarase en huelga.  

Podrán decirme que a los controladores -por ser su servicio esencial- no han de tener derecho a la huelga. ¿Es eso lo que se quiere imponer? ¿Quieren que la Constitución no reconozca el derecho a la huelga de los controladores aéreos? Si es así tendrán que cambiar la Constitución. Mientras no lo hagan los controladores siempre podrán ir a la huelga por injusta que a algunos les pueda parecer.  

Ahora resulta que son muchos los que dicen que en una democracia no ha de existir el derecho a la huelga. Y es que hay gente para todo. Lo que tienen que hacer es votar a un partido político que cambie la Ley y prohíba las huelgas. Por poner sólo un ejemplo, en Cuba no se respeta el derecho a la huelga. Por lo que se lee en algunos periódicos españoles son muchos los articulistas que merecerían vivir en el paraíso comunista de los hermanos Castro. 

¿Cómo se puede defender que se prohíba el derecho a la huelga al mismo tiempo que se lamenta la falta de una sociedad civil? Si un empresario incumple un convenio, se propone despedir injustamente a la tercera parte de la plantilla, o impune unas condiciones de trabajo injustas, ¿quién qué respete los derechos humanos y las libertades civiles puede negarle a los trabajadores el derecho a declararse en huelga tras fracasar con otras mediaciones?  

En cualquier caso, y mientras no alcancen sus objetivos los que quieren que los trabajadores no puedan declararse en huelga, está claro que los controladores aéreos no podían enfermar todos al mismo tiempo. Nadie les puede creer a pesar de que sin abandonar su puesto trabajo y tras comunicar a AENA que habían enfermado, fue la empresa y no ellos la que cerró el espacio aéreo cumpliendo el protocolo.  

A mi juicio nadie podrá negar que los controladores respondieron de la peor manera que podían responder al Gobierno que el viernes  intentó salvar a AENA después de que ésta calculara mal las horas de trabajo a las que estaban obligados. El Consejo de ministros decidió el viernes salvar su error -el de AENA- con el atropello y la injusticia. Fue entonces cuando los controladores -víctimas del abuso y de la justicia- convirtieron también en víctimas a los cientos de miles de pasajeros que ya no podrían viajar.  

Con intención de resumir lo que creo que ocurrió:  

- AENA se equivocó  al programar las horas de trabajo que necesitaba.  

- El Gobierno -sorprendido por el error del que podían servirse los controladores- corrió en auxilio de AENA sirviéndose de un decreto injusto desde el que militarizó y amedrentó a los controladores. 

- Los controladores respondieron con otra injusticia y desde otro abuso.  

- ¿Qué tendría que haber hecho el Gobierno tras saber de la respuesta de los controladores frente a un  decreto injusto?  

- Sólo podía volver a negociar o despedir a los controladores.     

- ¿Qué hizo el Gobierno?  

- No respetar los derechos civiles de los controladores, ordenar a la Policía irrumpir en el local privado que habían alquilado para reunirse, declarar el estado de alarma y militarizarlos con intención de amedrentarlos.  

¿Qué ha logrado el Gobierno? 

Que desde casi todos los medios de comunicación se culpe del desastre sólo a los controladores y se justifique que desde el poder no se respete los derechos civiles.  

Vamos mal. Se comienza no preguntando por las dudas que millones de españoles tienen respecto a lo que nos han contado del 11-M, y se acaba dejando todas las decisiones en manos de un comandante en jefe. Sólo así se entiende que no se hayan convocado centenares de manifestaciones exigiendo que se anule el estado de alarma que sólo se puede entender como la penúltima salvada de José Luis Rodríguez Zapatero. 

Tenemos lo que nos merecemos por no creer en la libertad. El fin jamás justificara cualquier medio. ¡Pobre España! O los españoles aprendemos a vivir en libertad y a luchar por ella o no tardará en ser un corral. Es lo que tiene no preguntar por el 11-M. Los que esconden la verdad también dicen que el fin justifica su canallada. Y lo consentimos. Nos faltan principios y nos sobran vacaciones. Así nos fue. Así nos va. Así nos irá. Caminito del corral.

 
< Anterior   Siguiente >

Libros recomendados

"Figuras y paisajes políticos de la España del XIX ", de Fernando Álvarez Balbuena

Boletín AL

Suscríbase a nuestro Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

AL en su Móvil/PDA

http://movil.asturiasliberal.org

Sindicación