Canarias debe reconvertir y ampliar su actual modelo productivo PDF Imprimir E-Mail
Colaboraciones - Economía
Escrito por Bruno Perera   
miércoles, 08 de diciembre de 2010

ImageDedico este artículo a mis amigos, el periodista canario Paco Díaz  y al farmacéutico marroquí de Tánger, Jamal.

Comienzo… En Canarias, por causas de localización geográfica, historia, colonización, y por la necesidad de exportación e importación que tuvieron los primeros colonos y nuestros ancestros en minoría.  A partir de los aprox. años 1450, y desde los primeros negocios que se fomentaron cara a la exportación e importación, se implantó en nuestro suelo un sistema de producción agrícola y de pesca encaminado a fomentar la economía interna basada en intercambios nacionales e internacionales.

En antaño en Canarias, se producía lo que nos imponía el mercado exterior, y hoy producimos lo que nos imponen los inversionistas, compradores y vendedores foráneos; y lo que  cada empresario cree que es favorable para su economía privada.

Empezamos desde que comenzó nuestra historia africana-europea, a exportar  arcilla, pescado salado, tabaco, granos, vino, tomates, cebollas, batatas, pepinos, plátanos, etc. Y entre  los años 1965-1985, pulpo, choco, calamar, atún. etc., Y en ello como pago de trueque, a importar toda clase de artículos que necesitaba y demandaba nuestra sociedad.

Ahora exportamos muy poco, o casi nada, y desde hace unos 40 años, vendemos nuestras islas en porciones de tierra, en inmuebles, y plazas en servicio de alojamientos turísticos, cuales mayoría de los establecimientos productivos no son nuestros sino extranjeros.

Tenemos a casi el 70 % de nuestros ciudadanos, con edad para trabajar, empleados en los sectores del turismo, servicio, administración de las entidades públicas, en la agricultura, y a algunos en la pesca, pero así y con todo eso no llegamos a dar empleo a toda la población canaria, española y extranjera que habita nuestras islas, apta para ocupar un puesto de labor.

En Canarias desde hace un año, y según la época actual y el mes que corresponda, un variable 28% de la gente con derecho a un empleo está sin trabajo, porque el sector turístico y la administración, etc., no tienen capacidad para ocupar a todas las personas que tenemos en el paro y a otros que juegan falsamente como “parados”.

Sabemos que navegamos en una crisis económica peligrosa, y por ello pregunto: ¿no es ya hora de que reconvirtamos nuestros sectores económicos conservando el turismo como primera fuente de ingresos, pero con la añadidura de que produzcamos algunos o casi todos los bienes de consumo que necesitamos y que podamos hacer?

Creo que ya nos llegó el  momentum para que con nuevas ideas emprendamos un modelo económico que nos de capacidad para producir productos de primera necesidad y con ello  creemos nuevos puestos de trabajo abasteciendo al mismo tiempo el mercado canario, e importando sólamente la materia prima para reproducir en nuestra tierra los bienes o productos de consumo que nuestra sociedad y el turismo demanda.

Con ello podríamos ahórranos el coste de  la mano de obra que pagamos por los productos que otras naciones enlatan, empaquetan o embotellan y nos venden, por ejemplo: alimentos, como frutas, verduras, pescado, carne, salsas, etc; productos que al ser manufacturados en otra nación, cuando lo importamos pagamos la mano de obra y el transporte que se le añade.

La experiencia que experimentamos a diario nos dice que no podemos vivir de un sólo sustento, “el turismo”.

En un mercado libre como el que tenemos hoy, no estamos sujetos ni obligados a comprar en una o en otra nación, somos libres para importar materia prima u otros productos  de donde más barato y calidad encontremos: sea de España, de Francia, de Alemania, de Marruecos o de  Mesopotamia. etc.

Por ejemplo algunos agricultores españoles tienen tierras en Marruecos donde producen tomates, pepinos. etc., que traen a España y luego exportan a Europa diciendo en su leyenda de exportación: (Producto producido en Marrueco empaquetado en España). Esos productos los he visto a la venta en algunos supermercados aquí en la ciudad de Linz, Austria.

Para aumentar la capacidad de empleo, únicamente tenemos que invertir capital en fábricas que reconviertan la materia prima importada y produzca productos de primera necesidad, (cosa fácil).

Y como dice mi amigo Paco Díaz que dijo  el empresario dueño de J.S.P.: Ya es tiempo para que en Canarias produzcamos comida.

Aparte, también tenemos la opción de las energías renovables que nos ayudarían a producir  empleo y gastar menos dinero en la compra de petróleo, etc.

Relacionado con lo que he expuesto os añado unas palabras que me envió mi amigo  marroquí que estudio en España la carrera de farmacéutico.
.
Refiriéndose a España y Marrueco, dice mi colega: Espero que los políticos españoles y marroquíes no metan la pata en la cuestión diplomática entre nuestras naciones.

Somos hermanos, primos o vecinos, y debemos trabajar nuestra relación para que perdure.

España ha presupuestado muchas obras en Marruecos, pero los concursos los ganan por mayoría los franceses.

Me gustaría que fuesen empresas españolas quienes ganen los contratos de las obras
a realizar, como el  AVE entre Tánger y Casablanca,  los parques eólicos, parques de paneles solares, construcción de presas, autopistas y hospitales, (incluso hasta el
material y medicamentos que sea español).

En Marrueco han habido muchos presupuestos para invertir en estos
últimos años, cuales casi todos los han ganado los franceses: ¿por qué?.

1. Los políticos y gobernantes marroquíes, la mayoría, son de la parte que
estuvo ocupada por los franceses: se entienden mejor con ellos.

2. Los Franceses apoyan la política interna marroquí, e intentan navegar en
el mismo rumbo y así protegen sus intereses.

3. Por mi parte que conviví con los dos pueblos, prefiero a los españoles porque a la
hora de la verdad o del trabajo, son exigentes con ellos mismos, en cambio al
francés, le gusta presumir de su labor, hablar y a hacerse el interesante. Y
aunque está pagado por nuestro gobierno, se cree que nos hace un favor.

Bueno amigo Bruno, que descanses y disfrutes de tu tiempo.
Hasta pronto

P.D. 1. Uno de los pecados humanos que nos impide tener mejores relaciones con Marruecos y otros países musulmanes,  es la errónea y mezquina educación que se ha fomentado desde la antigüedad en naciones cristianas y musulmanas.

A  nosotros, que hemos nacido en naciones con mayoría de habitantes de creencia cristiana, desde pequeños, la Iglesia y el Estado nos ha educado con odio hacia el moro o musulmán, que supuestamente adoraba o que adora al Sol. (Propaganda errónea, pues no adoran al Sol, sino que enfocan sus rezos hacia “Este” donde está La Mekka, ciudad en la que nació su profeta Mohamed).

Con similar educación, en los países islámicos, sus lideres religiosos y políticos también han llenado el cerebro de los musulmanes con odio hacia los (nazaranes= cristianos), que son seguidores de (Isa, =Jesús).

En este mundo moderno y civilizado como se presume que es, no cabe el racismo basado en religión, estatus social o físico.

No debemos olvidar que tanto los judíos como así los cristianos y musulmanes profesan una religión con distintos profetas y mesia, pero todos sus fieles adoran a la misma divinidad: los judíos la llaman (Yhahu= Jehová), los cristianos Padre Dios, y los musulmanes Alláh.

Incluso los tres libros religiosos, la Torah, La Biblia y el Korán, están emparentados con la historia que comenzó el patriarca Abraham, allá por los años 1850 a.C.

P.D.2. ( Es posible negociar con una nación en vías de desarrollo oportunidades favorables para ambas, sin que a cambio tengamos que ser importadores o rehenes de una inmigración sin control, etc.). Para ello debemos usar camisa de mangas cortas y sobre la mesa poner las manos y la cartas boca arriba.

P.D.3. Quizá algunos me diréis: -Bruno, si compramos frutas, verduras y pescado a Marruecos pondremos más gente en el paro español-; a eso contesto: no es del todo cierto que  con esa acción pongamos en paro a españoles, más bien pondremos en paro a marroquíes y a otros extranjeros que son los que en mayoría trabajan en las plantaciones agrícolas del sur de España. Pero mirándolo desde otro punto de vista, no creo que al final pongamos a alguien en el paro porque lo que hagamos en Canarias va por otros derroteros que no toca a ese sector señalado.

Tampoco hay que olvidar que si hacemos importación desde Marruecos en viceversa obtendremos exportación.

Creo que si algunos agricultores andaluces tienen el derecho de plantar en suelo  marroquí verduras y frutas, etc., y otros empresarios enlatar pescado y fabricar utensilios, etc., en factorías y fabricas españolas montadas en Marruecos, también por ley y acuerdos nacionales e internacionales, los canarios debemos y tenemos la misma igualdad.

Claro que desde Marruecos sólo podremos importar mayormente materia prima, y no  productos como son, carne, mantequilla, leche ,etc,. que conseguimos barato desde Europa porque son excedentes de sus ganaderos; y tecnología punta que países en vía de desarrollo no la producen.

P.D.4. Podríamos igualmente argumentar en defensa de nuestros intereses que perdimos el Banco Canario Sahariano, donde nuestros ancestros con los primeros colonos españoles pescaron desde comienzos de los aproximados años 1480 hasta el  1975.

Aguas donde marroquíes por su lejanía y saharauis por carecer de agua dulce y vegetación en la costa del Sáhara Occidental no habían hecho acto de presencia hasta el año 1884 que fue más o menos tiempo cuando España comenzó a fomentar las factorías de conservas de pescado en dicho territorio, cual perdimos por la situación política de la transición española que se vivía en los años 1975, etc., y pora evitar una guerra con Marrueco y a acuerdos secretos que el rey de España y el de Marruecos llevaron a cabo con los E.U.A., quienes no querían que por medio de Argelia el Sáhara pasara a ser una república títere de la Unión Soviética, y que con el silencio impuesto por los E.U.A., a  Naciones Unidas, determinaron en arreglo tripartito conceder la administración del Sáhara Occidental a Marruecos y a Mauritania.

En ese acuerdo España obtuvo varias ganancias: licencia de pesca por cinco años que luego se prolongó a otros cinco y a muchos más etc., favorables para España y relacionados con el progresivo desguazamiento de gran parte de la flota canaria y española. Amén de otros como el futuro emplazamiento de factorías de conserva de pescado españolas en territorio marroquí.

Final. Ruego a mi gente que siendo yo canario no me tildéis de “godo” porque escriba con verbos castellanos; lo hago así porque los considero más adecuados y más directos. Y ahora por otra razón: No sólo escribo para medios canarios, también lo hago para medios digitales internacionales.

Nota. Que quede bien claro: En este artículo que me he atrevido escribir no hay desigualdad ni odio contra alguna raza o nacionalidad.

Gracias. Felices fiestas.


Bruno Perera
Acerca del Autor:
Bruno Perera nació en Lanzarote, Islas Canarias el 17 de mayo de 1951. Es autodidacta, habla cuatro idiomas, ha viajado por casi todo el mundo y durante unos 15 años fue activista social en su isla. Desde hace unos 10 años reside en Austria en donde se dedica a diferentes labores y hobbies.
Leer Más >>
 
Siguiente >

Libros recomendados

"Figuras y paisajes políticos de la España del XIX ", de Fernando Álvarez Balbuena

Boletín AL

Suscríbase a nuestro Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

AL en su Móvil/PDA

http://movil.asturiasliberal.org

Sindicación