Pasar página de inmediato PDF Imprimir E-Mail
Colaboraciones - Asturias
Escrito por Joaquín Santiago Rubio   
lunes, 03 de enero de 2011

ImageEl Partido Popular es el que tiene el problema, no Álvarez Cascos. Ese partido ha de metabolizarlo, porque lo que en esencia ha sucedido es que el PP, el que triunfó en el 96 y en 2000 por méritos propios, se ha hecho a sí mismo un daño de consecuencias inciertas. No sólo ha empujado con malos modos a un exdirigente al que se le deben muchas tareas, no ha vejado simplemente al número dos histórico de ese partido, o número tres si, como al propio Cascos le gusta mantener, tenemos en cuenta a Manuel Fraga.

Además de hacer eso ha expulsado a un líder activo y pujante, a alguien que si ya destacaba en la España de los 90 y después, aún más lo hace en medio de la mediocridad que aqueja  un PP atascado en una España socialista que espera heredar. Pero es problema de todo el Partido Popular metabolizar lo que unos pocos dirigentes han perpetrado. Es problema de los que se sienten más culpables, los caciques asturianos, inventar culpas a Cascos y sacar la navaja de la venganza contra los que le han apoyado.

Es problema de los que le han apoyado desde dentro, y ahí siguen, volver a su favor  el portazo de Cascos para que sirva como impulso a una renovación futura o, por el contrario, cometer la cobardía de lamentar ese apoyo. Pero, en cualquier caso, eso es un problema del Partido Popular, no de Álvarez Cascos ni de los que quieren acompañarle en su nuevo proyecto.

Cascos se ha comportado ejemplarmente, ha controlado sus emociones y las puso a disposición de su proyecto político. Lo ha intentado donde primero debía hacerlo, pero su proyecto, que lo tiene, sus ideas, que las genera ,y su visión de Asturias y de la necesidad de restaurar modos democráticos perdidos, van más allá del Partido Popular, mediocre especialmente en Asturias, sometido a los mismos intereses que un PSOE con el cual ha pactado un reparto de influencias.

Los que le sigan han de olvidar los enredos de patio de vecindad y centrarse, con Cascos, en regenerar la vida democrática desde Asturias, demostrar que hay otra forma de gobernar y que se hará desde una región marginal con vocación, ahora sí, de dejar de serlo. Sin afán de venganzas, sin perseguir  a quien hizo éste u otro daño, proponiendo y empujando solamente soluciones desde la experiencia tanto como desde la innovación. Quizá por eso y porque cuenta con un dirigente lúcido, es mejor hacerlo desde aquí.


Joaquín Santiago Rubio
Acerca del Autor:
Joaquín Santiago Rubio es maestro, Licenciado en Historia por la Universidad de Oviedo y en Ciencias Políticas por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).
Leer Más >>

 
< Anterior   Siguiente >

Libros recomendados

"Figuras y paisajes políticos de la España del XIX ", de Fernando Álvarez Balbuena

Boletín AL

Suscríbase a nuestro Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

AL en su Móvil/PDA

http://movil.asturiasliberal.org

Sindicación