Del 11-M, de Azizi, de la OTAN y de la CIA PDF Imprimir E-Mail
Colaboraciones - 11-M
Escrito por Víctor Llano   
domingo, 09 de mayo de 2010

ImageLo pudieron leer este sábado en el diario El País, según Ignacio Cembrero sus informaciones confirman  lo que ya publicó Fernando Reinares: “Azizi fue asesinado el 1 de diciembre de 2005 cuando un misil disparado por un avión sin piloto de la CIA impactó contra un edificio en la región de Waziristán del Norte”. Sí. Han leído bien. Reinares aseguró -y ahora lo confirma Cembrero- que uno de los muchos supuestos terroristas que nos han presentado como “claves” en el 11-M fue “asesinado” por la CIA. Por lo que sabemos de Amer Azizi más de uno dirá que, como en otras muchas ocasiones y para que no puedan informar de a quién obedecían, los de la CIA han asesinado a otro de sus muchos agentes.  

No puedo saber si la OTAN la CIA o sus primas de Ohio están detrás del 11-M. No lo creo, pero no podría probar que no están. En cualquier caso, y como era mi obligación, creo que fui de los primeros que reseñé lo del CMX004. Nadie lo ha desmentido. La OTAN simuló un atentado en Europa con 200 muertos pocas horas del once de marzo de 2004. Es más, también, cuando lo escuché en la SER no dudé en reseñar lo del avión de Mallorca. Tampoco nadie lo desmintió: “un día después del 11-M un avión de la CIA cuyo destino parecía que iba a ser el norte de Europa partió de forma repentina y precipitada desde Mallorca hacia la capital iraquí”. 

Lo que han podido leer no prueba nada. Pero importa. Más cuando ni se explicó  ni se desmintió. No por gusto, según el diario que más y mejor investigó la masacre, “la similitud del ejemplo diseñado por la OTAN con lo sucedido en Madrid es escalofriante y ha impresionado a los diplomáticos, militares y servicios de Inteligencia que participaron en el simulacro apenas horas antes”. 

¿Por qué entonces no creo que las cloacas estadounidenses estén detrás del 11-M? No lo creo porque estoy convencido de que en la masacre de Madrid enredó una historia española y golpista que se esconde tras las dos bombas que no estallaron. Algo no salió como esperaban los golpistas españoles que ordenaron colocar en los trenes lo que no estalló y que respondía a una trampa envuelta en un atentado fallido.

 
< Anterior   Siguiente >

Libros recomendados

"Figuras y paisajes políticos de la España del XIX ", de Fernando Álvarez Balbuena

Boletín AL

Suscríbase a nuestro Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

AL en su Móvil/PDA

http://movil.asturiasliberal.org

Sindicación