Del 11-M PDF Imprimir E-Mail
Colaboraciones - 11-M
Escrito por Víctor Llano   
viernes, 10 de diciembre de 2010

Image Según el diario El País: “La diplomacia de Estados Unidos se desinteresó rápidamente de la hipótesis de ETA como supuesta autora de la matanza del 11-M en Madrid,...”. Cierto o no lo que sí recuerdo es que a media tarde del segundo jueves de marzo de 2004 un familiar me llamó desde California y me dijo que allí culpaban a Al Qaeda. Por recordar recuerdo que horas antes, a las 11 de la mañana, le sugerí a un grupo de supuestos progresistas que detrás de la barbarie podría estar el terrorismo islámico. Ni por un momento valoraron lo que les sugería. Estaban convencidos de que había sido ETA. Me recordaron la historia de la furgoneta de Cañaveras y lo de Chamartín. Menos de veinticuatro horas después culpaban a Al Qaeda de la masacre y al Gobierno de mentir señalando a los etarras. Y ahí se quedaron. Otros seguimos preguntando.  

En los dos titulares de las dos informaciones que les reseñado han podido leer el término “masacre” ligado a Madrid y a la banda terrorista ETA. Es más, por lo de Chamartín y Cañaveras se acusó al Gobierno de dejar volar hasta la capital la cometa etarra con intención de detenerla antes de que se posara. Recuerden el artículo que el 12 de marzo de 2004 publicó Fernando Savater en el diario El País:  

“...  

Veo la masacre por fin cumplida, la masacre que se venía buscando desde Navidades por lo menos, los kilos de explosivos que esta vez no pudieron ser interceptados: ahora ya no quedan dudas. Las había cuando se frustró el atentado de Chamartín: no faltó quien me dijera que probablemente la propia policía había puesto la maleta asesina en el tren para retirarla espectacularmente luego. Las hubo también cuando se interceptó la furgoneta cargada con quinientos kilos de dinamita, porque al sr. Azcárraga y a algún otro político no menos brillante le chocaba que los terroristas hubieran llegado tan lejos por carreteras nevadas para ser detenidos precisamente en plena campaña electoral. Hoy no, hoy las dudas se han volatilizado junto a centenares de vidas humanas. Supongo que ahora no queda más remedio que aceptar la incursión de ETA en la campaña electoral. ....” 

Es inútil tratar de entender por qué se tapó aquí la autoría del 11-M sin recordar lo de Chamartín y lo de Cañaveras. Antes de la masacre se acusó al Gobierno de Aznar de dejar volar la cometa etarra para ganar las elecciones atemorizándonos con un peligro que en el mejor de los supuestos controlaba y en el peor se lo inventaba. Por favor, recuerden también lo que nos contó Fernando Múgica:

“... 

Pero, tal vez el señuelo más sospechoso, y del que menos se ha hablado en profundidad, ha sido el del atentado frustrado, el día de Nochebuena del 2003, en la estación madrileña de Chamartín.

Se contó, entonces, que podía haber sido una masacre tremenda. Imagínense una estación de tren importante repleta de público nada menos que el día de Nochebuena. Pero aquel atentado tenía truco.

En primer lugar, la bomba encontrada en el tren estaba programada para 40 minutos después de la llegada del convoy a Madrid, cuando el tren ya se hubiera desviado a una vía muerta alejada del centro de la estación. Las informaciones sobre los autores fueron amañadas desde el comienzo. Era cierto que Gorka Loran, uno de los autores del intento de atentado, no era un miembro liberado de ETA, pero lo que no era verdad es que fuese desconocido para las Fuerzas de Seguridad. Daba clases en una ikastola de Pamplona a niños de ocho años. Y, por supuesto, estaba vigilado por la Policía que había situado las correspondientes cámaras camufladas en su entorno. Nadie se explica por qué consiguió colocar la maleta bomba en el tren, a pesar de que habían detenido en la estación a su compañero Garokoitz Arruarte.

Tampoco ha podido explicar nadie por qué se dejó seguir al tren hasta Burgos a pesar de que se conocía, desde la hora de la detención de Loran, que viajaba en él una maleta bomba. El método para encontrarla fue de lo más peregrino. Se pidió a los viajeros que bajaran en Burgos y que fueran identificando sus equipajes alineados en el andén. Así, por eliminación quedó sola la maleta con la dinamita.

No funcionaba la pila del magnetófono en el que, por medio de una grabación en una cinta se iba a avisar de la existencia del artefacto. Todo hace pensar que las Fuerzas de Seguridad tenían el convencimiento de que aquella bomba no iba a estallar. A pesar de todo, se condecoró en aquella ocasión al responsable de los Tedax, el inolvidable comisario Sánchez Manzano, por su actuación en este simulacro de atentado.

No insistiremos en la coincidencia de fecha y ruta de la furgoneta con los 500 kilos de explosivos neutralizada en Cañaveras, en dirección a Madrid, el 29 de febrero de 2004. Se encontró  dentro del vehículo un mapa con un círculo que marcaba el Corredor del Henares. Fue este mapa el que tenía puesto encima de la mesa de su despacho el entonces ministro del Interior Ángel Acebes, a primerísima hora del 11-M, antes de que sucedieran los atentados.

...” 

Si entonces se valoró la hipótesis de que algunas cloacas de la peor especie podían estar detrás de lo de Cañaveras y Chamartín, ¿por qué nadie valora hoy que también -y con intención de culpar a Aznar de inventarse el peligro etarra- pudieron estar detrás de las dos bombas que no estallaron el 11-M? ¿Se encargó a los que se creía sólo confidentes infiltrados en la barbarie islámica colocar en dos trenes dos bombas que no podían estallar? ¿Supieron otras cloacas no muy lejanas que aquí se taparía la masacre por los que creyéndolos sólo propios ordenaron a algunos individuos que resultaron agentes dobles colocar en dos trenes lo que no podía estallar? ¿Se tapó la autoría de la masacre con intención de que no supiéramos de los canallas españoles que pudieron estar detrás de lo que no estalló? ¿Quién puede negar que existió un pre 11-M español que está detrás de la GOMA 2 ECO de las dos bombas que no estallaron? ¿Cómo es posible que después de todo lo que sabemos sea un servidor el único que insista en preguntar por las dos bombas que no estallaron?

 
Siguiente >

Libros recomendados

"Figuras y paisajes políticos de la España del XIX ", de Fernando Álvarez Balbuena

Boletín AL

Suscríbase a nuestro Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

AL en su Móvil/PDA

http://movil.asturiasliberal.org

Sindicación